¡Es mentira! yo nunca nunca

Yo nunca he dicho una mentira… que no fuera necesaria

¿Jamás has dicho una mentira pequeñita? o ¿algo que no hayas querido contar a las demás? pues este será el momento de hacerlo porque el juego se trata de aceptar lo que has hecho y lo que no también, así que si no quieres que las demás se enteren de lo que has hecho deberás decir una mentira.

No necesitas ningún material para este juego. Primero, la organizadora dice a las invitadas que se jugará el juego de la mentira, entonces, se pide a cada invitada que pida algo de beber y se le da a cada una lo que ha solicitado. Luego, una vez que cada invitada a la despedida tiene la bebida en la mano, la festejada iniciará diciendo “Yo nunca, nunca…” y agrega algo que nunca haya hecho. Entonces, todas las invitadas que sí lo hayan hecho deberán tomar un trago de su bebida. Por ejemplo, la novia dice: Yo nunca, nunca… me he besado con un desconocido, he acabado tan borracha que al día siguiente no recuerde nada, he besado a alguien de mi familia, he visitado una playa nudista, he salido con dos hombres, entre otras frases que la novia pueda pensar.

Para que el juego sea más divertido, es importante que la novia procure decir frases que sepa o imagine que alguna de las invitadas haya hecho para que tenga que admitirlo. También, considerar el tipo de preguntas según las invitadas porque algunas preguntas pueden resultar incómodas haciendo que las invitadas lo nieguen y hagan que el juego no resulte divertido. Por esta razón, el juego sólo lo recomendamos para despedidas de mujeres y, además, que todas las invitadas sean de un perfil relativamente homogéneo para que le juego fluya y podamos divertirnos.

Luna de miel con las invitadas

Por fin, la luna de miel, pero…

La luna de miel siempre es una incógnita y, sobre todo, una gran ilusión porque es como la conclusión del gran evento que es la boda. Así que, dada la importancia, la usaremos para jugar un poco con la futura esposa y las invitadas a la despedida de soltera.

Para poder jugar, sólo necesitas una pelota. Todas las invitadas se acomodan en círculo y la organizadora se coloca en el centro, dice: En su luna de miel -nombres de novia y novio- llevaron y lanza la pelota a una de las participantes, quien tendrá que nombrar un objeto que deba llevarse a una luna de miel, por ejemplo, cepillo de dientes, o algo que se encuentre en la habitación nupcial, e inmediatamente lanzará la pelota a otra participante, que deberá mencionar otro objeto. Cuando alguna titubeé, se quede callada, repita algo que ya se dijo o que esté claramente fuera de lugar (puede ser muy gracioso algunas cosas que se dicen), recibirá un castigo que previamente se ha seleccionado y aceptado por todas las participantes.

Para subir el tono, la frase de inicio puede ser más atrevida, como ejemplo, En su luna de miel -nombres de los novios- probaron … o hicieron … , y todas las que la imaginación de la organizadora de la despedida de soltera pueda idear.

Este juego es recomendado para despedidas de mujeres y, como en otros juegos, tomar en cuenta el perfil de las invitadas antes de seleccionar la lista de frases es muy importante, porque dependiendo del perfil y lo homogéneo del grupo deberá ser el tono de las frases para evitar que alguna de las invitadas se sienta incómoda o se moleste.

Cantando por una boda

Por una boda hasta terminarás cantando

Todas tenemos una cantante dentro, algunas hasta dos. Éste será el momento para demostrar que podemos pasar la tarde cantando y, además, componer canciones muy rápido para poder responder el mayor número de veces y ganar el juego.

Para poder jugar, sólo necesitas una lista de preguntas que se puedan responder con canciones, por ejemplo:

  • ¿Qué le cantarías para que supiera que lo amas?
  • ¿Qué le cantarías para decirle que lo deseas?
  • ¿Qué le cantarías para decirle que estás triste?
  • ¿Qué le cantarías para decirle que su familia no te cae bien?
  • ¿Qué le cantarías si te hiciera enojar mucho?
  • ¿Qué le cantarías si te pusiera el cuerno?
  • ¿Qué le cantarías para anunciarle que estás embarazada?
  • ¿Qué le cantarías para que te besara?
  • ¿Qué le cantarías para decirle qué es lo que te gusta?
  • ¿Qué le cantarías a su ex novia si la vieras?
  • ¿Qué le dirías a tu futura suegra sobre su hijo?

Una vez que tienes la lista, las participantes se dividen en dos equipos. Entonces, la organizadora irá formulando las preguntas y el primer equipo que tenga la letra de una canción que responda a la pregunta levantará la mano, entonces una o dos integrantes de ese equipo tendrán que pasar al frente y cantar. Al final gana el equipo que haya respondido más preguntas cantando. Es más divertido si se juega al final de la despedida de soltera, porque las participantes ya han perdido la inhibición y es más fácil estar cantando a la menor provocación.

Este juego es recomendado para despedidas de mujeres o mixtas, pero, al igual que en otro juegos, el perfil de los grupos es importante de tomar en cuenta al momento de hacer las preguntas porque algunas de las invitadas pueden hacer sentir incómodas a otras, sobre todo si no se conocen previamente.

Receta para un buen matrimonio

¿Cuál es la receta de un buen matrimonio?

Las invitadas a la despedida de soltera compartirán sus ideas y hablarán de sus experiencias sobre lo que tiene que hacer la novia, futura esposa, para tener un buen matrimonio y hacer a su marido feliz. Con sus comentarios tratarán de orientar a la futura esposa y, en algunos casos, contar historias divertidas de experiencias propias durante el matrimonio.

Esta dinámica sólo necesita papel y lápiz o bolígrafo para cada una de las integrantes. La organizadora entrega una hoja de papel y un lápiz o bolígrafo a cada una de las invitadas a la despedida, luego, explica que cada invitada debe escribir lo que considera que es la receta para un buen matrimonio y, también, para hacer a un marido feliz. Conforme van terminando, doblan el papel y se se colocan todos en un recipiente, cuando todas han terminado la novia leerá las recetas en voz alta y tratará de adivinar quién escribió cada una. En este punto se puede hacer un poco más emocionante si se propina un castigo en caso de que falle.

Las recetas pueden ser de todo tipo y, además de ser divertida, es una buena forma de conocer la personalidad de las invitadas. Sin embargo, normalmente este juego es un poco solemne, sobre todo si las invitadas son familiares, por ejemplo, mamá, suegra, hermanas mayores y otros parientes que puedan tratar de dar un consejo con base en la experiencia. También, siempre habrá quién diga alguna cosa divertida o más relacionada con la vida de pareja, pero, de cualquier forma, normalmente es un juego tranquilo y muy sencillo de realizar y que es recomendado sólo para despedidas de mujeres y, sobre todo, familiares porque se presta a momentos emotivos entre la futura esposa y sus seres queridos en una reunión que es la última como soltera.

Memoria, el juego de la memoria

El juego de memoria para despedidas de soltera

Todas las invitadas a la despedida tendrán que usar la memoria para ganar este juego, pero es muy importante entender, para ganar, que es lo que tenemos que memorizar porque de otra forma ganará otra concursante.

Para hacer este juego sólo necesitas una charola con diferentes artículos de cocina, como pueden ser volteador, cuchara, trinche, pimentero, o cualquier otro que puedas encontrar a la mano, pero recuerda que mientras más diferentes y raros sean será mejor. También necesitarás lápiz, o bolígrafo, y papel para cada una de las invitadas. La forma de jugarlo es muy sencillo, se les anuncia a todas las invitadas que participarán en un juego de memoria; luego, una persona, de preferencia la novia o la madre de la novia, saldrá con una charola que contenga los artículos de cocina seleccionados para el juego y los mostrará despacio a todas las invitadas, de tal forma que todas tengan oportunidad de observar cuidadosamente el contenido de la charola. Después de cinco minutos, para que todas hayan observado el contenido, la persona que lleva la charola sale de la habitación y debe quedarse fuera. Entonces, cada invitada deberá anotar en el papel la respuesta a la preguntas que se les hará, pero no son acerca de los artículos de cocina, las preguntas son sobre la persona que mostró los artículos, por ejemplo: ¿De qué color son los zapatos de la persona que llevaba la charola?, ¿Cómo son sus aretes?, ¿Cuántos anillos llevaba?, ¿Qué traía colgado al cuello?, y cualquier otra pregunta sobre la vestimenta y accesorios de la persona que mostró la charola.

Para que el juego salga bien, es muy importante decirle a las invitadas que es un juego de memoria, pero no decirles que deben memorizar los objetos en la charola, sólo decir que es de memoria e inmediatamente la persona con la charola entra y muestra los artículos a todas, dando suficiente tiempo para que la vean. Por las características de este juego lo recomendado para despedidas sólo de mujeres, sin importar que no sean invitadas de la novia o del novio.