En una despedida de emergencia, lo primero y más importante es decidir dónde será el evento. Normalmente, nadie quiere poner la casa, sin embargo, como es una despedida de emergencia podríamos lograr que alguien nos ayude usando la vieja táctica: suplicar.