Para organizar la despedida debemos tener un plan, es decir, no basta reunirnos por reunirnos porque la razón es que una de nosotras, por increíble que parezca, ha decidido quedarse con un solo hombre.